Seleccionar página

TARCUS: Debate Miliband – Poulantzas

Tanto las visiones instrumentalistas como estructuralistas, deben ser
superadas. El debate remite a la discusión sobre el hiper determinismo de
Poulantzas y el hiper empirismo de Miliband. Poulantzas escribe poder político
y clases sociales en el estado capitalista (1968) y el segundo, El estado en l
sociedad capitalista (1969).
Para Miliband no se trata de construir una teoría del Estado, sino de rescatar
las ideas principales de Marx. Propone un estudio comparativo histórico a partir
de los estados del capitalismo avanzado. Para Poulantzas era central construir
teóricamente el concepto de estado capitalista como parte de la teoría más
general del modo de producción capitalista.
Miliband se propone una investigación empírica que partiera de las tesis
marxistas. El estado es para el una institución separada relativamente
autónoma de la clase económicamente dominante.
Los dos núcleos epistemológicos de la crítica de P a M pueden resumirse en:
empirismo y subjetivismo. Afirma que el método tomado por M lo ha llevado
a caer en el campo ideológico del enemigo: la apelación directa de los hechos.
El problema de subjetivismo gira en torno de que M reduce las clases
sociales a las relaciones interpersonales de los individuos que la componen.

Para M el estado sirve a los intereses de la case dominante, existe un
origen de clase que define al estado. Para P la relación entre estado y clase
dominante es objetiva.
M reconoce el carácter inacabado de su problemática de la teoría del estado.
Realiza una crítica incisiva al teoricismo de P.
Los objetos teóricos son distintos.
P insiste en la autonomía relativa que caracteriza al estado. P reconoce cierto
teoricismo., pero rechaza cualquier cargo de estructuralista.
M tiene una concepción ahistórica del sujeto. Refuta a los teóricos
democráticos pluralistas.
Para P el Estado organiza el bloque de las cases dominantes y por el otro
desorganiza y divide a las clases dominadas.

Ambos autores quisieron escapar de la tradición economicista de la II y III
Internacional.

M apelo a la tesis de que la clase económicamente dominante no es
inmediatamente dominante en el terreno político. Necesita llevar a cabo
múltiples estrategias para instrumentar el poder estatal de acuerdo con los
intereses del poder de clase. El estado actúa autónomamente en nombre de la
clase dominante.
Para P, no puede hablarse de poder estatal, porque el estado es una estructura
y el poder concierne al campo de la lucha de clases. El Estado es lugar y
centro del ejercicio del poder, sin poseer uno propio. Hay una separación
característica entre lo económico y lo político, propia del modo de producción
capitalista. E estado organiza a largo plazo los intereses del bloque en el poder.

Cada una de las perspectivas en cuestión demuestra sus límites: la visión
instrumentalista se limita a proporcionar un cuadro descriptivo de las relaciones
interpersonales con escaso poder explicativo. La perspectiva estructuralista,
indiferente a la historia y acción de los sujetos, convierte el carácter capitalista
del estado en un juicio apodíctico.
El estado es siempre relativamente autónomo, no es completamente autónomo
ni simplemente manejado por los miembros de la clase dominante.
Ninguno trata de construir sistemáticamente una teoría marxista del estado.
El capital es entendido como un análisis del nivel económico.