Seleccionar página

Antonio Negri
Keynes y la teoría del estado en 1929

1929 como momentofundamental en a periodización del Estado contemporáneo

1917 abre un nuevo período en la contemporaneidad, el socialismo pasa de
utopía a realidad. 1929 es el contragolpe de las técnicas represivas anti obrera
que repercuten sobre toda a estructura del estado capitalista.
Donde el capital es más fuerte, la crisis es más profunda. En 1929 resulta
transformado el fundamento material de la vida constitucional. Es el
fin del laissez faire. Es el inicio de una nueva época en la historia del
Estado contemporáneo. Se reconoce la emergencia de la clase obrera, no
puede negarse. Se trata sobre todo de una reconstrucción capitalista del
estado sobre la base del descubrimiento del antagonismo obrero radical.
Paradójicamente el capital se hace marxista. El estado quiere penetrar en la
sociedad. Abre un verdadero proceso de revisión constitucional. Se interioriza
la clase obrera en el Estado.
Es esta nueva forma capitalista de estado que se opone al impacto
revolucionario obrero de 1917.
1917 se plantea como problema internacional pero también como problema
interno de diversos países capitalistas. El énfasis esta puesto en como
controlar el impacto de la revolución de Octubre sobre la estructura del capital.
El primer impacto de la lucha obrera sobre la estructura del capital, es
reformista.
La ley de Say no rige as porque las variables del equilibrio económico y político
han cambiado: se ha alcanzado la autonomía de la clase obrera. E debe tener
en cuenta esta nueva fuerza para lograr el equilibrio político.
Keynes quiere retroceder hacia un nuevo modelo de equilibrio.
Lo que devendrá propio de la nueva figura de estado es el tipo de dinámica de
clase en acción en el seno del intervencionismo.
1920 refleja una masificación productiva.
La crisis de 1929 es producto de la acumulación de una oferta excedente,
no acompañado por un cambio en la relación en la que se encontraba con al
demanda.
La teoría de Keynes representa un pensamiento político conservador.
La crisis ha destruido la idea de futuro. Ese miedo al futuro se debe eliminar. El
futuro debe fijarse como presente. El pacto debe ser garantizado.
El intervencionismo no es más una oportunidad política sino una
necesidad técnica, es un punto de referencia sustancial de las formas y
de los tiempos del desarrollo. El riesgo de la inversión debe ser eliminado
y reducido al pacto, y el Estado debe asumir la función de garante del
pacto económico fundamental. El estado debe defender el presente del
futuro.

Debe incorporar lo económico en lo jurídico, en su tarea planificadora.
Se ansía así, la estabilización del poder del capital contra el futuro.
“En el largo plazo todos estaremos muertos”.
El keynesianismo es un proyecto reconstructivo. El estado es exclusivo
representante colectivo del capital productivo.
Al garantizar el pacto que liga e presente al futuro, el estado se encuentra al
servicio de los capitalistas: al convertirse en si mismo capital productivo quiere
superar también las fricciones estructurales de la economía de mercado y una
relación indirecta con los capitalistas individuales puedan determinar. Es un
nuevo estado: el estado del capital social.
1930-1936: fase más aguda de la crisis.
El punto centra de la teoría keynesiana es el de fijar el punto de equilibrio de
la demanda efectiva. El diagnostico es que hay que aumentar la propensión al
consumo. Keynes reconoce a la clase obrera como momento autónomo dentro
del capital. El objetivo político de todos modos sigue siendo la estabilidad del
sistema.
El estado reproduce la figura de la fábrica.
La tasa de interés depende de la preferencia por la liquidez y de la cantidad
presente de dinero en el mercado.
Llegado al nivel social del desarrollo, el capital se ha vuelto marxista. Esto es
una ilusión óptica. Esto es a lo que Marx denomino comunismo del capital.
La característica fundamental del keynesianismo es el reconocimiento de
la transformación de la relación entre las fuerzas económicas en juego y la
reestructuración adecuada de la función hegemónica del capital en este nuevo
contexto.